Bitácora

11 de Septiembre de 2012

Muerte y memoria (y resistencia)


La marcha de la muerte, un acrílico sobre tela de 2 metros por 3,50, es el acto de resistencia de un artista que no busca refugiarse en la santa indignación ni señalar con el dedo flamígero de las buenas conciencias. La moda curatorial es encontrar resonancias sociales en cada gesto de los artistas, pero la resistencia desde el arte está en otra parte, no valdría nada si no expresase un mundo posible.